Principal Comentarios Novedades Contenido Webs amigas

De la ciudad
La Belle Époque La ciudad de ayer Gente de ayer Edificios de ayer Residencias pasadas Costa Atlántica El Puerto Monumentos Plazas Imágenes 2013/14 Obras Cumbre Folclore Faro Mogotes La Torre Tanque Asilo Unzué Santa Cecilia Los Peces Recetas pescados La Paella Bustillo y Otros Roberto Capurro Leone Tommasi Tokutaro Yabashi Panoramas y más De la ciudad Nueva Terminal Pintores Escritores Pintores y pinturas Museo Ciocchini MAR Postales Velas 2010 Velas 2014 El Socialismo Las Margaritas Parque Camet Plazoleta Cabildo Cocina Noticias de Caras y Caretas Videos

No nos vamos a olvidar de la otra ciudad, la de todos los días, la nuestra, donde pasamos las vacaciones de por vida.

 

 

 

La cara reciente de Punta Iglesia para el 2011

Una buena idea

 

 

 

Murales de jóvenes artistas ilustrando la historia de la ciudad

y un muelle para adentrarse en el mar, sin peligros.

 

 

 Ahora, en su lugar, el nuevo espacio de Punta Iglesia, fin de diciembre de 2012

 

 

 

 

 

La Falla Valenciana de Mar del Plata

Es la única fiesta a la que voy. Es cuestión de recuerdos de la niñez cuando en una estrecha callejuela de mi barrio y frente justo de mi casa, se armaba una gran fogata para el día de San Giuseppe, patrono de los carpinteros. Estábamos los años cincuenta, recién salidos de la guerra, en pleno deseo de reconstruir todo lo perdido. Sobraban entonces cosas: maderas, puertas esquiladas, sillas rotas, armarios y mesas que habían soportado el peso de techos caídos, persianas acribilladas. Todo y a cada años esos testigos de horrendas barbaries iban a parar al fogón, para que al encenderse, el fuego purificara el pasado dando camino a la esperanza, al trabajo sobretodo, al bienestar, al olvido.

El significado de nuestra falla se centra en actualidades especialmente políticas. Se denuncian las falencias de gobierno y sus correcciones. Este año, el 2010, y el 56.º de su instauración, curiosamente no ha ocurrido tal actitud. El monumento ha consistido en un Gran Faro de 36 metros para ser incorporado al libro de los Récords de Guiness, como el más alto construido fuera de España. La Comunidad Valenciana de Mar del Plata y con la colaboración de casi todas las otras entidades españolas cada año organizan y trabajan duro para esta gran fiesta donde concurren, se dice, hasta cien mil personas en el escenario de la Plaza Colón.

 

Cada fin de año, en Mar del Plata, se desarrolla un encuentro de encajeras de bolillo organizado por el grupo de Encajeras Marplatenses. Si bien tiene repercusión nacional e internacional, nunca hemos recibido oficialmente visitas de autoridades municipales, cronistas de radio o televisión, ni de demasiados curiosos o invitados amistosamente. Sin embargo nos han acompañado con constancia importantes empresas de la ciudad.

Desde mi terraza

Mirando al Noreste

Atardecer en pleno verano

Mirando al Suroeste

Mirando al Sureste

 

Chateau Frontenac 2010

Golf Club Mar del Plata 2010

Villa Magnasco 1926

 

Iglesia Nueva Pompeya  Iglesia Nueva Pompeya

 

La nueva fuente de la Plaza San Marín

 

La Catedral de Mar del Plata

La catedral de Mar del Plata con su fachada renovada el primero de 2011.

 

La araña pertenecía al Bristol Hotel

 

Interesantes consideraciones sobre las vacaciones:

Vacaciones, ¿para qué?

No hace falta volar a un destino exótico. En plena crisis, el descanso puede convertirse en la mejor oportunidad para embarcarse en un viaje interior

lanacion.com | Revista | Domingo 28 de diciembre de 2008

 

La Mar del Plata de Cati Cobas

Estimado amigo:

Me permito hacerle llegar una crónica con mi visión de Mar del Plata a la que usted tanto, pero tanto, quiere, junto con mi saludo más cariñoso, como siempre. Cordialmente

Cati Cobas

Sábado 20 de febrero de 2010


“Por las narices, a Sebastià…” (o “Donant p’es morros en en Tià”) A Mar del Plata

 

“Qué lindo es estar en Mar del Plata
en alpargatas, en alpargatas
felices y bailando en una pata,
en Mar del Plata soy feliz…

Haciendo dedo voy con poca plata
a Mar del Plata, a Mar del Plata
me paso el día entero haciendo fiaca (pereza)
en Mar del Plata soy feliz…

En Mar del Plata no tengo problemas
si no hay más camas me acuesto en la arena
no uso saco (chaqueta), no uso corbata
en Mar del Plata soy feliz.”


Letra y Música: Juan Marcelo

Mi primo Sebastià sostiene con vehemencia que Mallorca es todo un continente. Y fiel a ese concepto me regaló una ximbomba, en cuya decoración, Sudamérica y la isla ocupan la misma superficie. En su momento tomé este detalle con humor y cuando pude hollar las arenas de las playas mallorquinas comprendí el motivo de tanto amor al terruño del que también provienen mis raíces: Mallorca es una isla maravillosa, no cabe duda.

Pero…he nacido en Argentina. Y la amo entrañablemente. Y estoy orgullosa de ella. Razón por la cual me he propuesto “dar por las narices” a Sebastià y demostrar con la pluma y la palabra que aquí también tenemos playas maravillosas, aunque eso sí, con un viento que hace que debamos vivir en carpas para gozar de las delicias marinas sin el ulular pampeano y con un agua fría de toda frialdad, pero nuestra, mientras los ingleses no digan lo contrario… Por eso he decidido que en esta crónica contaré, como dijo el músico Juan Marcelo (al que seguramente no le darán el Nóbel de Literatura), “qué lindo que es estar en Mar del Plata…”

Mar del Plata, cabecera del partido de General Pueyrredón, la urbe turística más importante de Argentina tras Buenos Aires, con una de las infraestructuras hoteleras más amplias del país. centro balneario y puerto ubicado en la costa del mar Argentino, sobre el Atlántico, en el sudeste de la Provincia de Buenos Aires, a 404 km al sureste de la Ciudad de Buenos Aires y cuya fecha original de fundación es el 10 de febrero de 1874, es, a no dudarlo, un lugar donde la mayoría de los argentinos, sin distinción de clases sociales, nos sentimos “la mar” de felices.

Es que uno llega, y ya en el aire siente que es verdad el apelativo cursi que le endilgaron hace años: “La ciudad feliz”. Lo reciben los primeros techos rojos de la Avenida Constitución, y uno se peina el cansancio de cinco horas y media de ruta dos a pampa y cielo, y comienza a regodearse con los frentes de piedra caliza de los chalets y los pequeños jardines con hortensias en flor mientras el corazón se ensancha de alegría con la promesa de la despreocupación que Mar del Plata implica. Papá decía que esto se debía a que en ella existe el permiso de no hacer nada y que eso no tenía precio, porque “nada” es lo mismo que los miles de veraneantes que la visitan hacen simultáneamente con uno.

Bueno, yo no diría que uno no hace “nada” en “La Perla del Atlántico” (esto para que Sebastià sepa que no solamente a Mallorca le dicen cosas lindas como “La isla de la calma” o “La que no conoce el invierno”, qué tanto…). Uno, además de sumergirse en las aguas procelosas del Atlántico, ya en La Perla, ya en la Bristol, Las Toscas o Varese, Punta Mogotes o en el balneario de Ricky Fort, más allá del horizonte, camina…¡y vaya si camina! Porque en Mar del Plata uno no se cansa ¿vio? Y si se cansa, se toma un “cortado en jarrito” (café expreso con apenas de leche en una tacita mediana) con dos medialunas (croissant) en (..) una tradicional confitería de Mar del Plata decorada a la inglesa, con las mejores medialunas del país), y se le esfuma el agotamiento como por encanto. ¿A que sí?

Los pies se van solitos para la Calle San Martín, tan llena de “humanidad popular” que asusta un poco, pero cómo va a perderse uno la vueltita por la Galería Sacoa, la fuente de la plaza, con sus muñecos y fotógrafos, la diagonal de los artesanos, perfumada de tilos, el Shopping (..), igual a todos los del mundo pero imposible de ignorar si uno está recorriendo la ciudad.

Y otro día, uno la emprende por la calle Güemes y su charme, y disfruta de las casonas de los tiempos en que Mar del Plata era para la clase alta, hecha a puro pasto y vaca. Y mira las vidrieras lujosas y sueña con que todo está allí, al alcance de la mano, como el pochoclero (el vendedor ambulante de palomitas de maíz, para nosotros, pochoclo) en su carrito coronado con espuma de azúcar rosada y pegajosa, será suyo apenas lo disponga.

Después, de regreso de Varese, camina por la costa rocosa mientras la silueta del Torreón del Monje se agranda y pone marco a los chiringuitos de los artesanos, y sabe que trasponiendo el puente más allá del torreón aparecerá ante sus ojos la playa Bristol en pleno, con el Casino y el Hotel Provincial como eje, ostentando la plenitud de un tiempo en que podía contratarse a un arquitecto como Alejandro Bustillo para crear un espacio verdaderamente único en el mundo.

Uno “sabe” Mar del Plata, no necesita estar en cada sitio, ya de lejos “lo sabe”, forma parte de su patrimonio y de su historia. No hace falta estar en la explanada frente a los lobos marinos, ni metido en el espigón del muelle de pescadores. Uno los conoce desde lejos y puede volver ahí con el ensueño. Mar del Plata está enquistada en el alma de sus habitués para siempre, con la seguridad del primer amor, con la certeza de la infancia, con el placer de un alfajor Havanna o un cubanito (barquillo relleno con dulce de leche) envuelto en celofán, con la simpleza de un matecito bien cebado.

Y si uno quiere lujos, no tiene más que virar hacia Playa Grande, al Barrio Los Troncos con sus mansiones, al Golf o a la calle Alem, y encontrará a la flor y nata de la sociedad argentina que, por lo menos este año, dadas las condiciones cambiarias, ha decidido que esta ciudad no tiene tanto que envidiarle a Punta del Este, qué caramba…

En cuanto a cultura, decenas de exposiciones y conciertos a diario, así como museos de lo más variados, desde el “del mar”, con su colección de caracoles mágicos hasta la Villa Victoria, con su chalet prefabricado en Europa y trasladado a estas llanuras para regocijo de Victoria Ocampo, nuestra prestigiosa literata o el Castagnino, emplazado en la Villa Ortiz Basualdo, que nos permite evocar esa Mar del Plata de fines del siglo XIX y comienzos del XX que no tuvimos la posibilidad de transitar. (¿O qué pensaban, eh?)

Como cierre, debo decirles que la ciudad tiene también algún rincón para la aventura y la vida un tanto más…¿escabrosa? En nuestro último fin de semana quisimos comer mariscos bien preparados y nuestra amiga Alicia, otra enamorada del lugar, nos recomendó el restaurante (..)”, en pleno puerto. El pulpo a la gallega estuvo súper rico pero cuál no sería nuestra sorpresa al advertir que estábamos frente al cabaret de… Pepita, “La Pistolera”(que en paz descanse), famosa por sus “chicas” y sus contactos “non sanctos” con el mundo del arrabal portuario. Pero ni eso nos hizo perder la alegría, sépanlo porque el pulpo sabrosísimo y en su justo precio superó ampliamente los posibles peligros de un encuentro con “la pistolera” y sus muchachos…

Por todo esto y mucho más, le digo a mi primo Sebastià que reconozco y admiro las bellezas de Mallorca pero quiero que sepa que si algún día se decide a salir de aquel continente para venir a visitar a su primita, una vuelta por Mar del Plata lo va a hacer tan dichoso como ni siquiera puede imaginarse…

Cati Cobas

www.caticronicas2.blogspot.com 
http://caticobas.blogspot.com
http://caticuentos.blogspot.com

 

 

De bandas y tablas de lavar o La Atlántica Jazz Band y su concierto

 

Mar del Plata, siempre Mar del Plata…


Esta vez fue sola. Dos días de caminatas por los lugares que habitualmente recorro del brazo de Jorge. No es lo mismo, por cierto, pero me considero una buena compañía y traté de disfrutar la Plaza Colón impecable, la Rambla desierta, el cafecito en la Boston, la vista, desde la ventana del hotel, del espigón-emblema, la lluvia fortísima que empapaba las calles y hacía que el horizonte del mar se nublara en grises.
Me dejé mimar por el personal del hotel, por los mozos en ese comedor lleno de historia. Y fue bueno.


Pero sin duda, si algo voy a recordar de ése, mi primer fin de semana marplatense conmigo misma, es a esa banda que en un viernes destemplado tocó para muy pocos como si hubiera habido un gentío en las butacas.


Poco sabe quien esto escribe sobre jazz y bandas. Ésta se presentaba como la “Atlántica Jazz Band” . Y prometía recrear el estilo de jazz tradicional que fue desarrollado durante la década de ‘20 por músicos de color, en la ciudad de Nueva Orleans (estado de Louisiana, EE.UU.).


En esa noche implacable, en la que era imposible desafiar el clima para asistir a ningún concierto, me senté a una mesa de Orión, la confitería del hotel, observando a los músicos y contemplando a mis escasos compañeros , que parecían estar ahí sentados con el lema interior más temido por los artistas del espectáculo: “divertime, si podés”.


No contaba con los ángeles.


Sí. Tiene que haber habido más de uno dando vueltas e inspirando al baterista y locutor, que fue poniendo calor donde no había hasta que la música hizo el resto. Las melodías se sucedían seguidas de aplausos cada vez más entusiastas. Y la minúscula platea fue agigantándose con cada solo. ¡Se los veía tan felices ! El baterista humanizaba cada melodía con algún detalle oportuno del ejecutante. Barbas, profesiones, caracteres apenas insinuados con humor hacían que, a partir de ese momento, resultaran absolutamente únicos. Y uno se trasportaba, de la mano de algún ángel, a la época en que el jazz se originó, y pensaba en qué maravilla que en una ciudad relativamente pequeña de nuestro país esa gente, en su mayoría profesional, se diera tiempo para hacer lo que , a todas luces más le gustaba para compartirlo con nosotros haciendo caso omiso de si éramos pocos o muchísimos.


La cuestión es que mi entusiasmo aumentaba con cada interpretación. Y ya saben los lectores que lo único que puede frenar mis ímpetus “juveniles” es la presencia de mi Robert…¡Pero esa noche estaba sola! Y de repente: una sorpresa. Hizo su aparición el nieto pequeño del pianista, ejecutando washboard (la tabla de lavar), con un ritmo envidiable. Con absoluta generosidad la banda había cedido la atención de todos los espectadores al pequeñito que se robaba el espectáculo. Ver y escuchar a un gurrumín enfrascado en el ritmo, en la esencia del jazz, era algo muy especial y esperanzador. Yo me debía ver como mi Fernando en un recital de los Ratones Paranoicos. Pogo no hice pero me puse de pie porque me acosaba el deseo de inmortalizar fotográficamente el momento en una crónica .

 




Cuál no sería mi sorpresa cuando al levantarme lo más discretamente que pude de mi asiento fui interpelada por el baterista que me preguntó a dónde iba, y si el motivo de mi huída se debía a que no me gustaba el espectáculo. Ni lerda ni perezosa le repliqué el motivo de mi partida y la seguridad de un rápido retorno.


Muerta de risa y pensando en que estar sola para hacer papelones tenía sus ventajas, regresé, cámara en ristre, para tomar parte de una foto de esas que no tienen precio.


La noche terminó con tantos aplausos que parecía que una multitud conformaba la platea y terminó también con mi firme propósito de que a mi regreso a “La Feliz” buscaré dónde actúa la Atlántica Jazz Band, a no dudarlo y asistiré, en primera fila, a su sesión de jazz y de sonrisas. Eso sí: desde ya estoy pergeñando cómo haré para que mi esposo soporte estoicamente los embates de mi entusiasmo jazzístico sin ponerse colorado…


Cati Cobas


La Atlántica Jazz Band:

Laci Trakal: corneta
Mario Romano: clarinete
Alejandro Mariscal: trombón
Julio Furundarena: piano
Lucas Galdeano: banjo
Tito Defeudis: tuba
Aldo Roldán: batería y washboard


http://www.redescritoresespa.com/C/cobascatalina.htm
http://caticobas.blogspot.com/
http://caticronicas2.blogspot.com/
http://caticuentos.blogspot.com
 

 

 

 

 


 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal ]

Envíe un mensaje a pasqualinonet@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Todos los Derechos Reservados  ©La Cocina de Pasqualino Marchese
Última modificación: 11 de febrero de 2017 19:00 -0300